¿Te has quedado embarazada y te planteas el aborto? Esta es una decisión personal que suele ser
difícil, no deberías dejar que nadie te influyera, y deberías estar lo mejor informada posible.

Aviso: Este artículo está dirigido a población adulta. Y bajo ningún concepto te estoy animando
a que abortes. Mi objetivo como profesional de la salud es que, si lo
haces, sus consecuencias sean lo menos dolorosas posible.

¿Cómo se realiza un aborto?
En función del tiempo de gestación se puede realizar de forma farmacológica o quirúrgica. Esta información te la facilitarán los y las profesionales que te atiendan.

Te enfrentarás a un mar de dudas

  • ¿Estaré haciendo lo correcto? en términos de Bien/Mal con mayúsculas.
  • ¿Es un error? Respecto a tu estilo de vida, tu carrera, tu relación de pareja (presente, si la tienes, o futura), tu posible descendencia…
    Párate. Haz una tabla con las consecuencias que crees que tendrá abortar o no hacerlo. Como
    he dicho al principio, esta decisión es muy personal, y deberías tomarla de forma meditada.

¿Qué consecuencias tendrá?

  • Físicas: te enfrentarás a dolor, molestias, sangrado y cambios hormonales. Estate preparada.
  • Psicológicas:
    o Culpa.
    o Vergüenza.
    o Sentimientos de derrota.
    o Tristeza.
    o Ansiedad.
    o Ciertas reticencias a la hora de mantener relaciones sexuales con penetración: tal vez te dé miedo volver a quedarte embarazada, o no te sientas preparada durante un tiempo…

Ojo, también es posible que no sientas nada de esto, sino paz y alivio.

En conclusión
Aunque sea una decisión libre y voluntaria, y no sientas culpa ni tristeza, abortar no es nada agradable. Seguramente notes sus consecuencias a corto y a medio plazo.

Sin embargo, desde ciertas páginas proponen un “síndrome” (síndrome post aborto lo llaman, o SPA) que recoge una serie de manifestaciones físicas o psicológicas relacionadas con la interrupción del embarazo, equiparándolo al TEPT (trastorno por estrés postraumático). Quiero que te quede claro que el SPA no existe, que no tienes por qué pasarlo mal después de interrumpir tu embarazo, y que estos artículos pseudocientíficos que pretenden provocar miedo y que finalmente no abortes provocan más dolor que la ayuda y el consuelo que se supone que intentan brindar. Hagas lo que hagas, vas a estar bien, y si no lo estás, no dudes en pedirme cita.

Si este artículo te ha resultado útil, ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.