Es posible que después de un tiempo tengas con frecuencia discusiones de pareja, a pesar de que al principio todo era diversión, romanticismo, sorpresa e idilio.

¿Quieres algunos consejos prácticos para acabar con los conflictos y mejorar así tu relación? ¡Te animo a seguir leyendo!

Cómo poner fin a las discusiones de pareja:

1. Aborda un problema cada vez, así no tendrás la sensación de que discutís “por todo”, ni “todo el tiempo”.

2. No divagues: habla de lo que puedes observar.

3. Sé directo/a. No des rodeos, porque dificultan la comunicación.

4. No insultes, humilles, amenaces ni exijas. Si no tienes esto en cuenta será casi imposible que acaben tus discusiones de pareja.

5. Habla de ti, de cómo te hace sentir la conducta específica de la otra persona.

6. Asume tu responsabilidad en el problema concreto, aunque sólo sea un 1%.

7. En lugar de criticar a tu pareja (con frases tipo “eres un/a impresentable”), habla sobre conductas específicas que te hagan daño o te hagan sentir mal (“no me gusta que llegues tarde”).

8. En la medida de lo posible, ofrece una alternativa de conducta. Esto es: dile a tu pareja qué te gustaría que hiciera si se repitiera la situación.

9. Si no encontráis una solución perfecta al problema, pactad. No lo veas como una cesión (o un conflicto de suma cero), sino como una situación en la que tú también sales ganando, porque esa es la realidad.

10. Escucha lo que te dice tu pareja. A veces, cuando discutimos, estamos tan pendientes de con qué vamos a contraatacar que no prestamos atención a lo que puede ser una queja legítima, o una buena idea para solucionar un problema. Para asegurarte de que estás escuchando resume lo que te ha dicho antes de contestar.

11. No leas la mente de tu pareja ni le atribuyas intenciones, porque lo más seguro es que te equivoques.

12. Sé breve.

13. Céntrate en el problema que estáis tratando, sin repasar todos los ejemplos pasados.

14. Utiliza el sándwich de cortesía: empieza y termina con un comentario positivo.

15. Da las gracias cuando terminéis de discutir. Por la atención, por el tiempo, por el esfuerzo que habéis realizado… ¡Da igual!

Enséñale esta lista a tu pareja, imprimidla si hace falta, y  aplicad sencillos trucos la próxima vez que tengáis un desencuentro. Notaréis el cambio.

Si lo deseas, puedes compartir este artículo para ayudarme a ayudar a otras personas a acabar con sus discusiones de pareja:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+