La ansiedad ante los exámenes es muy común, y de hecho es normal, pues a nadie le gusta estar sometido a una evaluación externa. Sin embargo, hay casos en los que lleva a un nivel muy elevado de sufrimiento, a peores resultados de los esperables o incluso a no presentarse a los exámenes. ¿Te sientes identificado? ¿Quieres saber cómo vencerla?

¿Qué es la ansiedad ante los exámenes?

La ansiedad ante los exámenes se encuadra en lo que los psicólogos llamamos “ansiedad de ejecución”, que se siente cuando importa el rendimiento, la correcta realización de una tarea o hay mucha presión para hacer las cosas bien. Lo curioso es que puede aparecer incluso si has preparado el examen correctamente.

¿Qué puedes hacer para que los nervios no te jueguen una mala pasada?

Es recomendable que prestes atención a las señales que te manda tu cuerpo (o tu cabeza) para poder actuar lo antes posible y evitar que la ansiedad te haga pasar un mal rato innecesario. Cuando hayas aprendido a detectar tus respuestas de ansiedad, podrás aplicar técnicas de relajación específicas para contrarrestarlas:

Concéntrate en una imagen evocadora

Haz ejercicios de tensión-distensión

Realiza cinco o diez ciclos de respiración abdominal

Acabo de señalar algunas técnicas básicas que sirven para afrontar la ansiedad de forma general, pero vayamos a ahora con situaciones concretas propias de los exámenes.

Si la ansiedad “ataca” antes de entrar al examen

  • Llega con tiempo. Siempre. Es preferible que salgas de casa una hora antes y te vayas a la cafetería de la facultad, a llegar al examen al borde del infarto por las prisas.
  • En la medida de lo posible, no cambies tus rutinas. Duerme las mismas horas, desayuna lo de siempre, etc. Los cambios bruscos son estresantes, busca la estabilidad.
  • Huye de la gente que veas nerviosa: la ansiedad en estos casos es contagiosa, así que ahórrate el mal trago.
  • No te pongas a hablar de lo bien o lo mal que llevas el examen con tus compis. Si te preguntan, suelta alguna evasiva y cambia de tema. En estos casos una compañera de facultad siempre decía “alea jacta est”, y se quedaba tan pancha.
  • Si sientes que la situación se te está yendo de las manos, ve a algún sitio tranquilo -el baño es una buena opción-, bebe agua y realiza varias respiraciones abdominales.

Si tu ansiedad tiene la costumbre de aparecer durante el examen

  • Asegúrate de leer bien las instrucciones y organiza el tiempo que tienes antes de empezar a escribir.
  • ¿Lo entiendes todo? ¿Sí? Perfecto. ¿No? Pregunta tus dudas. A día de hoy no creo que algún profesor se haya comido a un alumno por esto. Lo peor que te puede pasar es que no te la resuelva y te quedes igual que estás.
  • Aplica alguna técnica de relajación si lo consideras necesario: concéntrate en alguna imagen que te evoque tranquilidad o haz respiración abdominal.
  • Ten a mano papeles para hacer borradores y esquemas de lo que vayas a escribir.
  • Empieza por las preguntas sencillas y las que te sabes genial. Continúa por las que te generen alguna duda; y descarta las que no te sepas. Es la mejor manera de ir sacando puntos.
  • Sé breve y preciso en la redacción (para esto sirven los esquemas que has ido haciendo).
  • Cuida la presentación y la ortografía. No es que te vayan a suspender por esto, pero seguro que ayuda a que quien corrige sea más benévolo (se parece a lo que en Psicología llamamos “efecto halo“).
  • Revisa el examen y asegúrate de haber respondido todo lo que querías.

Después del examen

Como colofón, después de haber entregado el examen y haberle ganado la batalla a la ansiedad, estás obligado a dos cosas casi tan importantes como matarte a estudiar:

  • Tómate la tarde libre (o la mañana del día siguiente si el examen ha sido por la tarde). Descansa, haz algo divertido o vete a entrenar.
  • Date algún capricho: ir de tapas, comprarte una camiseta, ver una película o simplemente leer por placer… ¡Te lo has ganado!

En caso de que quieras conocer más estrategias para vencer la ansiedad ante los exámenes y afrontar de la mejor forma posible presentaciones orales  como las del Trabajo Final de Grado de los actuales planes de estudio universitarios, te recomiendo que veas el siguiente vídeo:

Si lo deseas, puedes ayudarme a ayudar a otros estudiantes compartiendo este artículo.