En este artículo proporciono diferentes estrategias para mejorar la memoria. En primer lugar te explico de una forma muy gráfica cómo funcionan los procesos que intervienen en la misma y a partir de ahí podrás aplicar con mayor eficacia las estrategias que indico posteriormente.

Los fallos de memoria, sobre todo a partir de ciertas edades, suelen alarmar mucho tanto a quien los sufre como a sus familiares. Si se ha sufrido un ictus, un traumatismo craneoencefálico, un tumor cerebral u otras enfermedades, también es frecuente que aparezcan problemas a la hora de recordar. Sigue leyendo para aprender a hacerles frente.

La memoria es un sistema complejo

La memoria humana tiene diferentes componentes y procesos. No es mi intención dar aquí una lección magistral llena de tecnicismos, así que voy a explicar su funcionamiento con la metáfora que utilizo en consulta: imagina que tu memoria es una biblioteca.

Todo lo que sabes (tus recuerdos) están ahí. Cuando necesitas un libro concreto (recuperar determinada información), acudes a la bibliotecaria (tu lóbulo temporal medial y tu corteza prefrontal, que son estructuras cerebrales) para preguntarle si lo tiene y dónde está. La bibliotecaria busca en la base de datos (información codificada y almacenada, es decir, guardada) y te indica dónde encontrarlo (recuperación) o si no lo tiene disponible en ese momento (olvido).

Mucho ojito con la bibliotecaria porque es la que te puede facilitar la vida, o fastidiarte y que salgas de allí sin lo que buscabas: ella es la que crea y maneja la base de datos; compra y ordena los libros, sabe dónde están, se deshace de los que están obsoletos, pone en los estantes más altos los que apenas se usan o guarda bajo llave los que tienen un contenido “inapropiado”. Si la bibliotecaria está de baja o ha salido no vas a conseguir el libro que necesitas: aparecerán los problemas de memoria.

Estrategias para mejorar la memoria

En la metáfora de la bibliotecaria explico los distintos procesos de memoria: la codificación, el almacenamiento y la recuperación de la información. Para saber bien qué es lo que está fallando en primer lugar es necesario evaluar concienzudamente qué procesos están alterados y cuáles están preservados. Aunque cualquier déficit vaya a producir problemas de memoria, hay estrategias diferentes para trabajar cada uno de ellos:

1 Para mejorar la codificación de la información.

  • Mantén una actitud abierta y positiva. Si piensas que no vas a poder acordarte de algo, seguramente no lo hagas.
  • Es imposible recordarlo todo, así que filtra la información o los temas que sean realmente importantes.
  • Esfuérzate en prestar atención a lo que quieres recordar.
  • Intenta mejorar la memoria en esta fase de codificación prestando especial atención a los sentidos: cuanto más rico es un recuerdo, más fácil es recuperarlo. Así que mira, huele, toca, oye y prueba las cosas siempre que te sea posible.
  • Concéntrate en los detalles de lo que quieres recordar.
  • Dedícale tiempo y energía.
  • Intenta que la información de la que te tienes que acordar tenga sentido para ti, así que haz las preguntas que creas necesarias.

2 Para mejorar el almacenamiento de la información.

  • Dedica tiempo a la memorización.
  • Evita distracciones.
  • Repite la información que quieres recordar.
  • Intenta visualizar o crear imágenes mentales de aquello que quieres recordar.
  • Asocia lo que ya sabes con la información nueva.
  • Date instrucciones en voz alta de lo que estás haciendo y memorizando.

3 Para mejorar el recuerdo.

  • Respira hondo unas cuantas veces seguidas: la tensión hace que sea más difícil acordarse de las cosas.
  • Utiliza trucos, ya sean reglas mnemotécnicas (inventar una historia o inventar palabras con las iniciales de lo que tienes que recordar) u organizar la información en categorías (siempre será más fácil acordarte de la lista de la compra si la tienes organizada por grupos).
  • Aprende a utilizar tu móvil y las alarmas. Apunta cosas personales como los cumpleaños, aniversarios, fechas importantes o direcciones. Puedes también utilizarlo como diario, para anotar qué has hecho durante el día o las noticias importantes. Guarda y pon algún recordatorio para las citas, los compromisos y las actividades laborales… Las aplicaciones de los smartphones actuales son una herramienta muy poderosa para ayudar al recuerdo, así que dedica tiempo y esfuerzo en aprender a utilizarlas bien.

Así que una vez detectes el proceso que está fallando, no pierdas tiempo y empieza a aplicar las estrategias que mejor vengan para mejorar tu memoria.

Si quieres puedes ayudarme a ayudar a otras personas compartiendo este artículo: