En el artículo anterior sobre cómo empezar a tratarte bien intenté motivarte para empezar a hacerlo, pero si te pica la curiosidad sobre qué puedes hacer a diario y en concreto, en este artículo te doy unas cuantas claves.

  1. Empieza a detectar cuándo te echas la bronca por algo, y en esos momentos, para, respira, revisa qué te estás diciendo y cambia el discurso. Imagina que ese mismo error lo comente alguien a quien quieres mucho: ¿a que le hablarías mejor de lo que te estás hablando a ti?
  2. Consuélate cuando lo estés pasando mal. ¡Basta un gesto, un abrazo, una caricia o unas palabras de ánimo!
  3. No te juzgues. No te cuelgues etiquetas, habla más bien de conductas que te hayan gustado (o acercado a tus metas) y que no.
  4. Medita a diario. Haz prácticas formales de autocompasión, como Tonglen o Metta.
  5. Siempre que puedas, prepárate una comida sana y nutritiva, y siéntate a comer de forma consciente y relajada.
  6. Hidrátate. Bebe agua.
  7. Hidrátate también por fuera. Aprovecha la ducha diaria para ponerte crema, y agradecer a tu cuerpo parte a parte todo lo que hace por ti con un masaje. ¡No vas a tardar más de dos minutos!
  8. Haz ejercicio a diario. Pero no por ponerte en forma (que también), sino para cuidarte.
  9. Haz al menos tres cosas que te gusten al día, y si es con gente, mucho mejor.
  10. Aprovecha el tiempo que estás limpiando, planchando, o cocinando para ponerte Ted Talks en español.
  11. Lleva un diario de gratitud, y apunta en él antes de acostarte las cosas que has hecho y que han hecho por ti por las que sientes agradecimiento.
  12. Levántate un poco antes, y aprovecha ese tiempo para escribir tus tres páginas diarias.
  13. Planifícate para conseguir tus metas: a largo, medio y corto plazo. Y no dejes un día sin luchar por conseguirlas, aunque sea a pequeños pasos.
  14. Mantén el contacto con la naturaleza, aunque sea a ratitos. Ve a ver la puesta de sol, camina por la playa, o pasa un fin de semana en la sierra.
  15. Aprende a aceptarte, y a aceptar también las situaciones, los sentimientos y los pensamientos que te provoquen ().
  16. Ponte música, y si puedes, ¡baila!
  17. Camina o monta en bicicleta con frecuencia.
  18. Lee.
  19. No utilices dispositivos electrónicos una hora antes de acostarte, y dedica ese tiempo a otras actividades.
  20. No mires el móvil al levantarte. Déjalo en modo avión por la noche, y cuando te despiertes, tómate un vaso de agua, prepárate un buen desayuno, mira por la ventana… Y cuando hayan pasado 20 o 30 minutos, vuelve al mundo conectado: consulta los mensajes, correos electrónicos, redes sociales…

¿Se te ocurre alguna forma más de cuidarte?

Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.