Aprende algunas claves para conseguir la felicidad. Entiende cómo funcionan las emociones y sigue diferentes consejos que te ayudarán a ser más feliz. Si quieres profundizar en este tema, te recomiendo que veas el vídeo que he incluido en la parte final del artículo.

En Psicología fragmentamos ese gran concepto de “felicidad” en otros más manejables que la componen, tales como bienestar, calidad de vida o emociones positivas, haciendo especial hincapié en esto último.

La felicidad no es sólo la ausencia de malestar, dolor o miedo, sino algo mucho más complejo, ligado a las emociones positivas, y a la forma de vivir nuestra vida.

El problema de las emociones positivas

A todos nos encanta tener emociones positivas: amor, alegría, felicidad… Sin embargo, las emociones negativas no son tan divertidas. No nos gusta sentir miedo, enfadarnos, sentir vergüenza, asco, pena o frustración. Olvidamos el papel fundamental que tienen en nuestras vidas: si alguien nos saca una navaja en plena calle, el miedo nos ayudará a salir corriendo; si nos enfadamos, lo más probable es que nos centremos en solucionar lo que nos haya puesto de mal humor. Igualmente, si estamos tristes y lloramos, lo más probable es que venga alguien a confortarnos. Las emociones negativas nos hacen actuar de forma que disminuyamos (lo antes posible) las situaciones que las han generado. Absolutamente todas las emociones, si las analizas así, tendrán algo positivo que aportarte.

Algunas claves para conseguir la felicidad

  • Sé una persona activa. Es muy fácil sentirse feliz y realizado cuando estás haciendo una tarea que te absorbe, en la que tienes que poner en juego tus capacidades, y con la que estás comprometido. No me refiero sólo al trabajo, también a lo que haces en tu tiempo de ocio.
  • Ten una vida social satisfactoria. Amplía tu red de amigos, sal, haz algún voluntariado, charla con la gente, implícate con algún movimiento social…
  • Intenta tener un trabajo u ocupación que tengan sentido para ti. El que sea, por tonto que creas que le pueda resultar al mundo; tus motivaciones son válidas y legítimas por el hecho de ser tuyas.
  • Sé una persona ordenada, gestiona bien tu tiempo (y por tanto tus energías), y planifica tu vida laboral, social y personal.
  • Aprende a gestionar tus preocupaciones.
  • Empieza a plantearte expectativas realistas, en lo que se refiere a ti y a los demás. Quizás seas muy autoexigente porque piensas que todo lo haces mal. OK. Anota tus objetivos del día, y antes de acostarte, revisa los que has conseguido. Seguro que todo, todo, todo, no lo has hecho mal. Pues aprende, y empieza a esperar cosas tanto buenas, como no tan buenas de ti mismo. Y lo mismo debes hacer con las expectativas que deposites en los demás.
  • Piensa de forma positiva y optimista. ¡Siempre se puede sacar algo bueno de cualquier situación!
  • Actúa conforme a tus propios sentimientos y forma de pensar. Empieza a ser fiel a ti mismo.
  • Busca la manera de neutralizar o disminuir los pensamientos y sentimientos negativos.
  • Aprende a vivir el presente. Céntrate en cada una de las cosas que haces a lo largo del día (desde lavarte los dientes, contestar el teléfono, o darle un beso a un ser querido). Presta atención a todos los detalles que, a cada momento, hacen tu vida más fácil y más bonita.

Estas son solo algunas claves para conseguir la felicidad. Para profundizar un poco más en este tema, te recomiendo que veas el siguiente vídeo:

Si deseas ayudarme a ayudar a otras personas, para intentar que sean más felices, puedes compartir este artículo:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+