¿Te echas la culpa constantemente por los errores del pasado? ¿Los remordimientos no te dan un minuto de paz? ¿Te responsabilizas de todo lo malo que pasa a tu alrededor? ¡Este post es para ti!

  • Deja de vivir en una realidad virtual: el pasado ya no existe. Pasa de esos pensamientos.
  • Analiza fríamente la responsabilidad real que te pertenece. ¿Seguro que es culpa tuya al 100%?
  • Si realmente la has fastidiado (del todo o en parte) pide perdón, y compensa el daño. Si no es posible, el resto del mundo tendrá que vivir con tus sinceras disculpas.
  • Recuerda que las emociones llegan, golpean y se van. Respira hondo, acepta lo que te está pasando y transítalo.
  • La culpa siempre implica un juicio moral sobre la maldad o bondad de los actos o las personas. ¿Realmente ves el mundo en blanco y negro? ¿Hiciste lo que hiciste por fastidiar? ¡Trátate con ecuanimidad!
  • No juzgues las decisiones que tomaste en el pasado a la luz de la información que tienes en el presente. No conozco a nadie que tome decisiones preguntándose cómo fastidiarse la vida a medio o largo plazo.
  • Consuélate, trátate con bondad y saca algún aprendizaje de todo esto, ¡aunque solo sea cómo lidiar con la culpa!

Si te ha parecido útil, ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.