Características de la dependencia emocional

La definición técnica de dependencia emocional señala que se trata de un patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas que se intentan cubrir desadaptativamente con otras personas.

A partir de los términos de la definición anterior, trataré de explicarte con claridad que es la dependencia emocional y cuáles son sus principales características:

  • Es un patrón persistente. No vale que hayas desarrollado una relación de dependencia una única vez. Tiene que haber más de un ejemplo en tu vida.
  • Existen necesidades emocionales insatisfechas. Es decir, no te basta con lo que puedas quererte o te quieran las personas que te rodean. Quieres más.
  • Se intentan cubrir desadaptativamente. Lo cual significa que buscas fuera de ti la satisfacción de tus necesidades afectivas y además de una forma con la que estás lejos de conseguir el éxito.
  • Para cubrir tus necesidades emocionales necesitas a otras personas. No es que para solucionar tus problemas o sentirte mejor recurras al alcohol u otras drogas (legales o ilegales). Necesitas que sean otras personas las que rellenen ese hueco que crees tener.

¿Cómo saber si soy dependiente emocional?

Es posible que aún te sigas planteando si podrías encuadrarte dentro de los «dependientes emocionales». Responder a las siguientes preguntas con total sinceridad puede ayudarte a saberlo:

  • ¿Crees que tienes la autoestima bastante baja?
  • ¿Pones tu relación de pareja por encima de todo, incluso de tus propias necesidades y deseos?
  • Cuando no estás con tu pareja, ¿necesitas comunicación constante?
  • ¿Te frustras, te enfadas o te pones triste porque sientes que no eres la prioridad vital absoluta para la otra persona?
  • ¿Exiges exclusividad? Esto se entiende mejor con un ejemplo: si estás con tu pareja y amigos, ¿estás constantemente pegada a él/ella, apenas hablas con nadie más, y te molesta si la otra persona lo hace?
  • ¿Eres incapaz de ver los defectos que tiene tu pareja? Es decir, ¿has idealizado a la otra persona?
  • ¿Necesitas controlar lo que la otra persona hace todo el tiempo? ¿Dónde va? ¿Con quién? Especialmente si no está contigo, claro.
  • ¿Crees que la sumisión y plegarte a todos sus deseos es la única forma de mantener tu relación?
  • ¿Necesitas gustar constantemente a la otra persona, abandonando incluso tus propios deseos, aficiones, necesidades, y tu forma de ser? ¿Has renunciado a tu individualidad, a todo aquello que te hace único e irrepetible?
  • ¿Tienes dificultades para expresar tu opinión? ¿Te cuesta decir que no?
  • ¿Te aterra la soledad?
  • ¿Sientes pánico sólo de pensar que tu pareja pudiera dejarte?
  • ¿Tienes un historial importante de relaciones fallidas?
  • ¿Has tenido cierta tendencia a encadenar una relación detrás de otra?
  • Con tu actual pareja, ¿os habéis separado y reconciliado varias veces ya?
  • ¿Sientes mucha ansiedad y malestar a causa de tu relación?

Si has contestado afirmativamente a la mayoría de las preguntas, es posible que presentes un cuadro de dependencia emocional. No te asustes. Es mucho más frecuente de lo que crees y, por suerte, se puede solucionar.

Ahora, la pregunta definitiva: ¿quieres cambiar la situación? ¿Luchar por ti? ¿Construir tu propia felicidad? Si es así, no te pierdas los artículos relacionados con la dependencia emocional que podrás encontrar en este blog.