La Enfermedad de Parkinson consiste en algo más que esos característicos temblores que casi todo el mundo conoce. A continuación te voy a detallar cuáles son los principales problemas y síntomas de esta enfermedad; y finalmente podrás ver un vídeo en el que además de completar la información señalada, doy algunos consejos para hacerle frente.

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa, cuyas principales características son: temblores en reposo, lentitud generalizada de los movimientos, rigidez muscular y trastornos del equilibrio. Aunque estos síntomas motores son los principales, también pueden aparecer algunos déficits en las funciones superiores.

Problemas cognitivos en la Enfermedad de Parkinson

Los déficits en las funciones superiores que muestran las personas con Enfermedad de Parkinson van evolucionando con la enfermedad, y afectan a:

  • Velocidad de procesamiento: se encuentra disminuida, por lo que les cuesta entender las cosas, responder a preguntas, etc.
  • Memoria, sobre todo, a largo plazo. Además, debido a la lentitud de procesamiento de la información, tardan más tiempo en recordar y acceder a los datos almacenados en la memoria.
  • Funciones ejecutivas: les cuesta planificar, tomar decisiones, tienen poca flexibilidad mental, perseveran en sus ideas (las repiten una y otra vez)…
  • Trastornos visuoperceptivos: muestran problemas estimando distancias, posiciones de los objetos, claridad de las imágenes, etc.

Sin embargo, las dificultades que muestran no se limitan únicamente a estos campos.

Otros síntomas de la Enfermedad de Parkinson

Los síntomas que tenemos asociados a la enfermedad suelen estar relacionados con los problemas motores, bien sea la rigidez, los temblores, la lentitud o la pérdida de la postura. Sin embargo, el enfermo puede manifestar otros síntomas menos conocidos, pero no por ello menos importantes, tales como:

  • Cierto nivel de tristeza, que puede llegar a una depresión clínicamente significativa.
  • Ansiedad y nerviosismo.
  • Dificultades para la planificación, y para tomar la iniciativa.
  • Dificultades en el mantenimiento de la atención, por lo que su capacidad para recordar puede verse comprometida.
  • Le cuesta concentrarse (fijar la atención).
  • Puede tener alucinaciones visuales.
  • Delirios, normalmente de persecución o de celos.
  • Problemas con el sueño, que van desde dificultades para quedarse dormido, desvelarse en mitad de la noche, o tener pesadillas.
  • Estreñimiento.
  • Sudoración.
  • Problemas al tragar.
  • Dificultades para comunicarse, bien sea por un volumen de la voz anormalmente bajo, o por problemas para articular los sonidos del habla.
  • Lentitud en el pensamiento y en la articulación del habla.
  • Dolores de diversa índole e intensidad.

En el siguiente vídeo, además de completar la información anterior, indico algunos consejos para hacer frente a la Enfermedad de Parkinson.

Si lo deseas, puedes ayudarme a ayudar a otras personas compartiendo este artículo: