Pensar que las cosas son terribles causa una gran perturbación emocional. Esta forma de ver las cosas tiene su origen en un sistema de creencias y valores que exagera las consecuencias negativas de los acontecimientos, y que además cuenta con que no tendrás capacidad de afrontar lo que te venga.

Ideas exageradas llevan a emociones exageradas

Esta forma de ver el mundo como un lugar terrible te lleva a perder de vista otras alternativas, y a ignorar las pruebas de que has podido enfrentarte a situaciones parecidas anteriormente. Y lo que es peor: se automatiza.

¿Qué puedes hacer?

  • Respira: haz ejercicios de respiración abdominal o practica alguna técnica de relajación para bajar un poco las emociones negativas.
  • Acepta que las perturbaciones existen, y que son incómodas, inadecuadas y desagradables, no terribles ni catastróficas.
  • Cambia las etiquetas.
  • ¿Qué es eso tan malo que crees que está pasando? ¿Cuántas veces te ha pasado? ¿Estás subestimándote?
  • Piensa en lo que le dirías a alguna persona de tu entrono que se hablara en estos términos.
  • Plantéate cómo ayudarías a un ser querido que tuviera el problema que tanto temes.
  • ¿Te resulta útil ponerte constantemente en lo peor?
  • Céntrate en el presente.
  • Ríete. El sentido del humor es un antídoto muy poderoso contra la angustia.

¿Crees que te resultará útil? Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.