¿Te has parado a pensar por qué acumulas cosas? ¿Es porque no sabes realmente las cosas que tienes, y por eso adquieres más? ¿Porque sientes subidón cuando adquieres cosas nuevas? ¿O quizás es porque tienes sentimientos muy negativos cuando piensas en librarte de algo? ¿Es posible que te sientas responsable de los objetos?

¿Qué te aporta un estilo de vida minimalista?

El minimalismo parte del mantra de que “menos es más”. Va a lo ensencial, partiendo de la base de que los objetos llenan el espacio, no solo físico, sino también mental, por lo que liberarte de toda esa carga te traerá múltiples beneficios:

  • Ganarás tiempo, ya que no tendrás que hacer cambios de armario descomunales, ni limpiar una pila de platos hasta el techo, ni que pasarte media hora mirando tu ropa pensando qué ponerte.
  • Tu entorno estará más limpio, y eso siempre da buen rollo.
  • Te resultará más fácil concentrarte, ya que al estar todo más ordenado y con menos chismes por medio, te distraerás menos.
  • Podrás ahorrar. Al centrarte en lo esencial, verás reducidos tus gastos (esto es lo que más he notado yo).
  • Cuidarás del planeta. Como te alejarás de un consumo desmedido, y reutilizarás muchísimas de tus pertenencias, tu huella de carbono se verá reducida.
  • Tendrás más energía, porque te ahorrarás tomar decisiones tontas (qué ponerte, dónde encontrar un boli que pinte, localizar el cargador…), y podrás reutilizarla en actividades que te satisfagan.
  • Estarás menos estresada o estresado. Los espacios ordenados y con poco “ruido” suelen darnos calma; piensa si no en las habitaciones de hotel: ¿cuántas cosas hay? Pocas, ¿cierto?
  • Podrás hacer mudanzas o viajar con menos esfuerzo.
  • Lograrás desapegarte de lo material, por lo que te sentirás más libre.

¿Qué debes plantearte antes de empezar a cambiar?

  1. ¿Realmente necesitas conservar todos los objetos que tienes?
  2. ¿Eres capaz de salir sin comprar o “pescar” ningún objeto nuevo?
  3. ¿Puedes donar o reciclar algunas de tus pertenencias sin problema?
  4. ¿Cómo quieres que sea tu vida, tu casa, el entorno que te rodea?

Reflexiona sobre todo esto, teniendo en cuenta que el minimalismo debe llevarte a un estilo de vida personal y a medida, diseñado por y para ti, para que seas lo más feliz posible en un entorno consciente, limpio y ordenado. ¿Te imaginas una vida rodeada o rodeado de tus objetos favoritos?

Suena bien, ¿eh? ¿Quieres unos trucos?

Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.