Seguramente quieras unas Navidades conscientes si ya has abrazado el minimalismo. En este artículo te paso unas ideas.

Elige bien los regalos que hagas

El máximo (sobre todo si hay peques en casa) son cuatro regalos:

  1. Algo que la otra persona quiera.
  2. Algo que necesite.
  3. Algo para llevar puesto.
  4. Algo para leer.

Haz tu propia lista de regalos (la carta a los Reyes o a Papá Noel)

Cuando la hagas, puedes ceñirte a la lista anterior, y además meter algún que otro detalle que tú jamás te comprarías por decadente, caro, innecesario…

Fíjate un presupuesto y cíñete a él

Habla con tus familiares, pactad mínimos y máximos, y respétalos.

Dona

Si no tienes demasiado dinero, dona tu tiempo. Si tienes poco tiempo, dona dinero. Y si puedes, haz ambas cosas.

Reutiliza y recicla

¿Por qué no haces tú la decoración navideña con materiales reutilizados o reciclados? Además ¡es una forma genial de pasar el tiempo si hay peques en casa!

Planifica los menús, y piensa bien qué vas a comprar para comer

Recurre a pequeños productores, comercios locales, y si puedes (y te apetece) consume productos libres de sufrimiento y crueldad.

Ten previsto qué vas a hacer con las sobras

Internet está lleno de truquis para aprovechar la comida, pero acepta mi consejo: croquetas. De lo que sea.

Controla lo que bebes y lo que comes

Recuerda que tu objetivo es estar presente, aquí y ahora, y una intoxicación puede dificultártelo.

Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.