¿Quieres saber cómo sacarle el máximo jugo a tu tiempo y a tu esfuerzo? ¿No sabes cómo optimizar tus recursos? ¿Te gustaría tener más ocio? Te invito a seguir leyendo si quieres unos trucos para aprender a exprimir al máximo la vida.

VENTAJAS PSICOLÓGICAS DE LA ORGANIZACIÓN DE TU TIEMPO Y TU ESPACIO

  • Sentirás menor ansiedad gracias a la serenidad que aporta suprimir y eliminar elementos innecesarios en tu vida.
  • Te concentrarás más, y solo en lo importante.
  • Aprovecharás mejor el tiempo.
  • Serás una persona más efectiva.
  • Tendrás más sensación de control.
  • Aumentará tu positivismo.

¿CÓMO PUEDO EXPRIMIR LA VIDA?

  1. Visualiza tu estilo de vida ideal. Revisa tus metas personales, gustos y aficiones. Piensa que no es lo mismo organizarse siendo una persona jubilada que si estás empezando la universidad, ¿a que no?
  2. Revisa las excusas que te pones para no lograr ese estilo de vida. Ahí es donde hay que atacar.
  3. Ponlo todo por escrito.
  4. No mires el teléfono nada más levantarte, porque lo más probable es que ya que apagas la alarma, compruebas los mensajes y el correo, y te metes en redes sociales, se te vayan 15 minutos del día sin haber hecho nada productivo. Bueno, quizás hayas conseguido ponerte de mal humor por las noticias, por un mensaje desafortunado, o el comentario de algún troll.
  5. Además de la agenda, utiliza un planificador en el que anotar cuánto tiempo vas a dedicar a cada actividad; por supuesto, cíñete al horario que te has establecido.
  6. Empieza por las tareas que te lleven menos de dos minutos: contestar correos o mensajes sencillos, sacar una fotocopia, fregar la taza de café…
  7. Con todo aquello que te da pereza y no paras de postergar, aplica la regla de los cinco minutos: simplemente, ponte a hacer esa tarea durante cinco minutitos… Verás como una vez que empieces, terminas esa tarea que llevas retrasando una semana y en principio te parecía tan tediosa.
  8. Intenta mantener el fregadero, la encimera de la cocina, la repisa del baño, el suelo del salón y tu mesa siempre limpios y ordenados. Dedica unos minutos al final del día a estas tareas, ¡verás cuánto lo agradeces cuando te levantes!
  9. Vacía el bolso, portadocumentos o mochila siempre. A diario. Y coloca su contenido en su lugar asignado.
  10. Aplica la regla de un solo toque, esto es, como si las cosas tuvieran pegamento. ¿Tienes que trabajar con el ordenador? Pues no te separes de él hasta que hayas hecho todas las tareas que tengas previstas con él. ¿Te acabas de preparar un café? No sueltes la taza hasta que la hayas fregado y colocado en su sitio. ¡Verás cuánto tiempo ahorras!
  11. Ten un momento para cada actividad, y una actividad para cada momento. No únicamente trabajo o labores domésticas: planifica tu ocio y el deporte para que no dependan de los huecos en tu agenda o de tu tiempo libre.
  12. Prepárate la ropa por la noche.
  13. Engánchate a proyectos como el armario cápsula o el proyecto 333 para ahorrar energía a la hora de vestirte.
  14. Prueba el batch cooking, o como se ha hecho de toda la vida: dedica un día a adelantar comidas de la semana, y echa siempre más cantidad para poder congelar. Es magia.
  15. Utiliza el móvil a tu favor, con aplicaciones como el calendario, las notas y las tareas de Google, Forest, Controlar hábitos, Fabulous: ¡motívame!, e Insight timer.

¿Te han parecido útiles estos trucos? ¿Tienes alguno más que quieras compartir? ¿Te apetece dejarme ideas o impresiones en redes sociales? ¿Utilizas alguna otra aplicación que no haya mencionado?

Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.