La felicidad y no sentir dolor están íntimamente relacionados, pero aún así, parece no ser suficiente muchas veces, ¿no crees? ¿Te apetece hacer unos cuantos ejercicios para ser más feliz?

La información negativa tiende a quedarse

A veces es difícil ser feliz porque nuestro cerebro nos bombardea con mensajes negativos. Pero piensa que es lo que el pobre sabe hacer: reflexionar sobre patazos pasados y ponerse en lo peor nos ha ayudado a sobrevivir como especie. El pobre órgano se está quedando un poquito obsoleto con eso de ser teflón para lo bueno, y velcro para lo malo, así que no te frustres.

Ejercicios para la felicidad

  • Toma lo bueno: date un paseo de unos 20 minutos con la instrucción de disfrutar conscientemente de las experiencias agradables que vayas descubriendo.
  • Trae a la consciencia recuerdos, imágenes, olores o sabores que te hayan satisfecho, centrándote en sus características, y en cómo te hacen sentir.
  • Lleva un diario de gratitud.
  • Analiza periodos difíciles del pasado, y fíjate en qué has sacado en claro. Utiliza esa información para analizar el momento actual bajo el prisma de esos aprendizajes.
  • Céntrate en tus metas y en tus valores personales.
  • Medita a diario.
  • Cambia tu diálogo interno por otro menos negativo.
  • Haz ejercicios de visualización de escenas agradables.

¿Te atreves a hacer alguno de estos ejercicios a diario?

Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación.