En su concepción original, el estrés es una característica estimular del ambiente y no una característica interna de la sustancia. Sin embargo, cuando la Psicología empezó a utilizar este concepto, a raíz de los trabajos pioneros de Cannon (1929) y Selye (1950), casi todo el interés se centró en identificar los patrones fisiológicos de respuesta ante el estrés, lo que hizo que el concepto terminara refiriéndose más a la respuesta del organismo que a la situación estimular que la provoca.

Intentar evitar el estrés o mejorar su tolerancia requiere, como en otras muchas afecciones, el adoptar un estilo de vida saludable. El cuidado de la alimentación, del descanso y del sueño o el aprovechamiento del tiempo libre tienen una incidencia positiva en la gestión individual del estrés, por lo que es necesario trabajar en crear unos hábitos de vida que los potencien. Estas prácticas nos permitirán sentirnos reforzados para que cada vez que nos enfrentemos a un estímulo estresante podamos responder de forma positiva. Al mismo tiempo que adoptamos estas prácticas preventivas, debemos trabajar en nuestras reacciones.

En una situación estresante podemos diferenciar tres fases de respuesta: antes, durante y después. Para cada una de ellas, utilizaremos una táctica de control, así que si quieres librarte del estrés, ¡este es el taller perfecto para ti!

Cuándo: viernes 18 de mayo de 17 a 20 horas.

Dónde: en la Avenida Cayetano del Toro 10, bajo D.

Precio: 42€ (incluye materiales).

Plazas limitadas (8 personas máximo).

¡Ayúdame a ayudar a otras personas compartiendo esta publicación!

 

Rellena estos datos:

14 + 1 =